Hoy celebramos “la chandeleur” en Francia, y el Día de la Candelaria en México.

En Francia, tenemos la costumbre de comer crepas, ¿saben por qué?

Hay que regresar al siglo V para entender esa tradición. En esa época se celebraba la presentación de Jesús al templo. Esa fiesta cristiana se desarrollaba exactamente 40 días después de Navidad, el 2 de febrero. El papa entonces, Gélase I°, decidió organizar procesiones con candelas, “chandelles” en francés (de ahí el nombre de Chandeleur) ese día. Gélase I° habría decidido de regalar galletas a los pelegrinos en Roma.

Comer crepas el 2 de febrero tiene también origen en las fiestas paganas. Entonces, la Chandeleur hacía referencia a la fertilidad de la tierra. Los paisanos tomaron por costumbre de preparar crepas con harina que sobraba del año anterior. Con su forma redonda et su color dorado, las crepas simbolizaban la luz, el sol, y entonces el regreso de los bonitos días (días asoleados). Supersticiosos, habían imaginados un juego para atraer la prosperidad: hacer brincar la crepa con la mano derecha teniendo una moneda de oro en la mano izquierda.

¡Hoy en día, la Chandeleur es la excusa perfecta para saborear ricas crepas en familia o con amigos!

Nicolas