Probablemente ya sabes que el 8 de diciembre es el día de la celebración católica de “l’Immaculée Conception de la Vierge Marie”.

Ahora bien, por los habitantes de la segunda ciudad de Francia, Lyon, es un día muy importante! Hay millones de visitantes que acudan de toda Francia y hasta Europea para compartir con “les Lyonnais” (habitantes de la ciudad de Lyon) unos días de celebración en los cuales toda la ciudad se ilumina! Es un espectáculo maravilloso. Lo llamamos “la fête des Lumières”.

Siempre la ciudad de Lyon tuvo una relación con la virgen María que les protegió de las guerras, hambrunas o  epidemias. Por ejemplo en el siglo 17 tuvo “l’épidémie de peste” que tocó mortalmente al sur de Francia y de Europea. Una vez mes “les lyonnais” pidieron la ayuda de la virgen María.

Una estatua de la virgen María cuida “Lyon et ses habitants” desde “la colline de Fourvière” (cerro de la ciudad), lugar en donde suben “les lyonnais” a pedirle su ayuda y en donde puedes visitar “la bailique Notre-Dame de Fourvière” y contemplar a toda la ciudad! De ahí la virgen puede ver a toda la ciudad y cuidar “les lyonnais”.

Esta estatua fue inaugurada el 8 de diciembre 1852. Ese día, el clima fue horrible y todos pensaron que no se podría celebrar a la virgen, pero en la tarde hubo un milagro, el sol salió y todos los habitantes de Lyon, sin ningunas directivas de la ciudad, pusieron “lampions” a su ventana (pequeñas velitas, generalmente puesto en vasos de colores). Mientras se oscurecía el cielo, toda la ciudad se iluminó y se podía sentir una comunión muy fuerte entre todos los habitantes! Desde ese día, cada año les lyonnais ponen los “lampions” o “lumignons” a su ventana, celebrando como una gran familia y dando un homenaje a la virgen María.

Desde los años 2000 y por el éxito creciendo de esa celebración, la “Fête des Lumières” se extendió a 4 días. Se iluminan muchos edificios públicos, artistas y ingenieros de sonido y luz de todo el mundo vienen a trabajar y acuden muchos turistas. Por eso, muchos “lyonnais” ahora llegan a pensar que su celebración se volvió comercial y fue recuperada por el interés de la ciudad.

Pero, si pasas por esta ciudad durante esa celebración, podrás darte cuenta que los habitantes son fieles a su historia, porque veras brillar a su ventana las velitas, los “lampions” de varias colores y te recordarás que nuestra historia no se olvida y que lo comercial no lo arruinó…

Esa noche, yo también pondré los “lampions” en Mexico, pensando en mi ciudad y a mis raíces que no olvido!!

Victor